Quiénes Somos: conoce Clara y el Sol

“Emociones Clara y El Sol” es fruto de un deseo personal que comenzó a gestarse en mi interior hace unos siete años. Desde el nacimiento de mis hijos supe que mi verdadera vocación era estar junto a los niños y enseñarles, sin embargo, al no tener claro el qué compartir con ellos, dejé pasar los años. Fue a raíz de una crisis personal ocurrida en mi trabajo cuando la luz se terminó de despejar. Una vez identifiqué que el origen de mi problema fue la falta de ciertas habilidades emocionales, tuve claro que debía dedicarme a que otras personas las adquirieran a otras edades más tempranas y ayudar igualmente a los padres a que acompañen a sus hijos en su desarrollo emocional.

¿Quiénes somos?

En “Emociones Clara y el Sol” impartimos talleres y charlas a niños y familias con el único objetivo de ayudarles y dotarles de herramientas que les permitan ser más felices con ellos mismos en primer lugar para luego hacerlo extensivo al resto de sus ámbitos.

Por otro lado, facilitamos sesiones de coaching individuales a padres y a estudiantes, con el propósito de ayudarles en la consecución de aquellos objetivos propuestos que deseen tanto personales, de relación, en sus estudios o en sus trabajos.

Importancia de la Inteligencia Emocional en nuestro Entorno

Siempre tuve la curiosidad de saber qué nos diferencia a unos y otros para ser capaces de llevar una vida exitosa. Luego, con más años, aparte de tratar de resolver aquella cuestión, me vino otra más: ¿y qué es el éxito? Esta última pregunta me vino a raíz de intuir que el disponer de una familia, poder viajar, tener diferentes grupos de amigos o tener de un buen trabajo era importante pero no suficiente. Si perdiésemos parte o todo de lo que he nombrado ¿qué pasaría entonces? Este fue el punto de partida para buscar elementos que me acompañaran siempre y pudieran además ayudarme a superar determinadas pérdidas y enfrentarme a vicisitudes cotidianas. Así que me hice con una lista de cuatro ingredientes que curiosamente son difíciles de perder si son consistentes:

AUTOESTIMA, GESTIÓN EMOCIONAL, ESENCIA Y VALENTIA.

Quería decirme “Estoy feliz y el motivo soy yo misma”. No se trata de hacer alarde del egocentrismo, nada más lejos de la realidad. Se trata de llegar a ser felices por lo que somos, no por lo que tenemos.

Con estos nuevos componentes incorporados en nuestro equipaje podemos además decidir quiénes somos y la vida que queremos llevar. Primero porque el conocimiento de tu ser te lleva a saber quién eres, qué quieres hacer y qué espera la vida de ti. En segundo lugar, porque te quieres, dispones de la suficiente autoestima como para no dejarte manipular. Tercero, percibes tus emociones y las manejas de la mejor manera posible que sabes en cada circunstancia. Y cuarto, en momentos de debilidad y cuando necesitas motivación bastará con mostrar la valentía.

La base de esta enseñanza debe adquirirse en el hogar. Sin embargo, ahora viene otra pregunta: ¿sabemos, como adultos, proporcionar estos cuatro ingredientes a nuestros hijos?, ¿los tenemos nosotros adquiridos?, ¿cómo acompañar emocionalmente a nuestros hijos si quizás no manejamos las propias?

Nuestra inteligencia emocional es modificable, educable y altamente necesaria para obtener equilibrio en nuestras vidas, tanto a nivel personal con familia y amistades como a nivel laboral. Es necesario disponer de una inteligencia emocional saludable que nos permita levantarnos ante las adversidades, tolerar las frustraciones, conocernos a fondo, saber las emociones que tenemos en nuestras situaciones cotidianas, reconocer su origen, disponer de un pensamiento positivo, tener empatía para dirigirnos mejor a los demás y conseguir puestos de trabajo que nos motiven y realcen nuestros talentos.